Las cinco habilidades del mindfulness para potenciar el liderazgo

En los últimos años muchos altos directivos y CEOS de grandes empresas declaran abiertamente que practican técnicas de mindfulness (atención plena) y meditación para ganar visión global y perspectiva, y tomar mejores resoluciones. Algunas de las empresas más esenciales del planeta están implementando programas de mindfulness entre sus directivos con gran éxito.

Más de cuatro mil empleados de Google han pasado por el programa de mindfulness “Searchinsideyourself”. En General Mills (una de las multinacionales más grandes del planeta) la meditación y el mindfulness están revolucionando la compañía, gracias al programa de desarrollo Mindfulleadership, por el que han pasado cientos de ejecutivos.

El Centro de investigación de la NASA en Langley está introduciendo clases de meditación y mindfulness para sus trabajadores para progresar su bienestar y productividad en un entorno de alta exigencia. Asimismo se ha implantado un programa de mindfulness para los oficiales de policía del estado de Oregón, orientado a la mejora de sus recursos para gestionar la situaciones de agobio, prosperar su atención en el trabajo y favorecer sus habilidades de interconexión con la gente a la que sirven.

Más ¿En qué consiste el mindfulness? Es una recopilación de técnicas milenarias orientales como la meditación zen, el yoga y el escáner corporal, que han sido estudiadas y validadas de forma científica por miles y miles de estudios de investigación y numerosas Universidades de todo el mundo. La neurociencia ha certificado y probado el impacto positivo del mindfulness en nuestro cerebro, el órgano más poderoso que tenemos, y asimismo con mayor potencial de transformarnos como profesionales y como líderes.

Foto: Freepik

El mindfulness es una recopilación de técnicas milenarias orientales como la meditación zen, el yoga y el escáner corporal.

Estas son las 5 habilidades esenciales del mindfulness para un líder, que se mejoran cuando practicamos regularmente a lo largo de múltiples meses:

A. Foco en lo esencial. Una de las carencias más comunes que veo en los directivos es la falta de foco en lo esencial. El cortoplacismo y las urgenciasconforman su primordial forma de administrar, con las consecuencias catastróficas que implica para el rendimiento individual y organizacional. El mindfulness desarrolla la claridad mental necesaria que nos deja eliminar lo superfluo, y focalizarnos en lo verdaderamente importante.

B. Inteligencia sensible. La capacidad de regular nuestras emociones es ya una habilidad esencial reconocida por todos los expertos en liderazgo. Sin equilibrio sensible es imposible tomar buenas decisiones. La inteligencia sensible y la gestión del agobio se desarrollan a través del mindfulness gracias a un adiestramiento sistemático de nuestro cerebro para ser más siendo consciente de nuestras emociones, y ser capaz de administrarlas y canalizarlas hacia comportamientos efectivos y también empapados de mayor empatía y influencia.A través de la práctica del mindfulness, nuestro cerebro se adiestra para suprimir el ruido mental que nos confunde, confunde y bloquea a cada momento.

C. Visión estratégica. Merced a la claridad mental que miento en el primer punto, el directivo es capaz de centrarse a largo plazo, que acostumbra a coincidir siempre y en todo momento con las acciones y resoluciones realmente importantes. Eso hace que eleve su mirada para tener más visión y perspectiva, y sea capaz de anticiparse y producir una visión más poderosa y un rumbo más productivo para la organización.

D. Flexibilidad frente al cambio. El mindfulnesspotencia la llamada flexibilidad cognitiva, que implica ser flexible frente a la realidad en constante cambio, manejar la incertidumbre, y no aferrarse a “formas de hacer” del pasado que pueden limitar el desarrollo de la empresa. En la actualidad, si un directivo no es flexible frente a los cambios, está condenado a fallar en su carrera profesional y a limitar gravemente a su equipo y a su empresa.

E. Creatividad y también innovación. Nuestra psique es como una lavadora centrifugando a toda velocidad, lo que nos produce un enorme agobio y bloqueo mental. Es imposible ser renovador con una psique llena de estruendos. En el instante en que practicamos mindfulness, la mente se calma, como un estanque revuelto que va calmándose hasta el momento en que se queda plenamente quieto, liso….Es entonces cuando podemos ver el fondo, y sólo de esta manera podemos ver la pepita de oro que hay en el fondo, y que antes no podíamos ver. Sólo reiniciando nuestro cerebro habitualmente, podemos dejar entrar lo nuevo, y poder ser renovadores.

La relación entre el mindfulness y el liderazgo es un hecho. La pregunta es ¿Cuánto va a tardar en integrarse como una temática esencial del desarrollo directivo en las compañías? El tiempo afirmará, mas si una compañía quiere acrecentar su eficiencia y liderar el mercado variable, deberá estudiar muy con seriedad la implantación de programas de mindfulness entre sus empleados, y especialmente entre sus directivos.

Imagen de Portada / Freepik

Share This Post

Post Comment